Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

NINOSKA PEREZ: Programa sobre la pintura cubana. “WQBA 1140 en Miami”

Enviado por en noviembre 16, 2012 – 11:24 am

MARGARITA RUIZ: (…) Hay que saber de verdad la historia vieja de este pueblo (Miami), y de las galerías, y quiénes estaban metidos en esos negocios y qué es lo que estaban haciendo y cómo se jugaba con el arte aquí y cómo se negoció; porque Carlos M. Luis era el cachanchán…, viajaba a Cuba y traía las cosas en las maletas, igualito que iba a México, y ese era el individuo que le estaba haciendo todo el jueguito…

NINOSKA PEREZ: Gracias a ti Margarita por haber estado con nosotros…

MARGARITA: Ahora déjame explicarles un poquito que cuando la bronca del Museo Cubano, cuando la subasta, que se había conseguido una computadora para mantener los archivos de los cuadros y todas esas cosas en el Museo, Ramón quería mantener el control de todo eso en su oficina, y entonces le reclamaron en la Junta Directiva y dijo que él no se atrevía porque Carlos Luis estaba en el Museo y que a lo menor se cogía las listas, así que desde entonces él desconfiaba de Carlos Luis y sin embargo eran cachanchanes juntos; vaya, las piezas las jugaron ellos, las traían, las negociaban… y repito, Carlos M. Luis no es un conocedor de pintura y como bien Lezama Lima le enfatizaba siempre: “La M no es por gusto”.

NINOSKA: Bueno, pues gracias a ti “Márgara”. Era Margarita Ruiz, tan elocuente como siempre, pero todos sabemos, y por supuesto cuando ella dice eso, lo vivió, lo padeció, sabe lo que fue eso en el Museo y lo que costó. WQBA está en el aire.

NIEVES MARTIN: Sí, buenas tardes, Ninoska es Nieves, qué tal, cómo tú estás.

NINOSKA: Hola Nieves, cómo estás.

NIEVE: Tú como siempre, trayendo la verdad y temas interesantísimos. No podía dejar de llamar Nino porque tú sabes que yo soy graduada del Instituto Superior de Arte y yo sé perfectamente que los estudiantes de pintura ya de 4to y 5to año una de las tareas de ellos, de los que despuntaban como grandes pintores, era justamente hacer reproducciones para sacarlas a través de diplomáticos cubanos…

NINOSKA: Déjame aclarar que Nieves Martín lo que está diciendo lo sabe no porque estaba en la academia, estaba casada con un diplomático cubano también, uno de los mejores programas que se ha hecho en este espacio fue el programa donde ella contó muchas interioridades del sistema. Perdona Nieves.

NIEVES: No gracias, gracias por lo que acabas de decir, porque justamente lo sé por dos lados; uno porque conocía los amigos míos que eran buenos pintores y decían, es increíble, nosotros en vez de desarrollar una línea estética propia, nuestra, lo que estamos habiendo es reproducciones… vaya, te estoy hablando de que me lo contaban en la privacidad, porque podrás imaginar que hablar de esto es bien difícil dentro de lo que es  la cultura cubana donde tú no sabes realmente quién es el agente…

NINOSKA: Por supuesto…

NIEVES: Exacto, entonces estos pintores, los que realmente se consideraban excelentes, como para estudiar pintura tú tienes que pasar por todos los movimientos, los que han estudiado pintura lo saben, entonces los que se destacaban en determinados rasgos, ya fuera de retratista, paisajista, o fueran… de acuerdo al tema, pues a esos los ponían a reproducir justamente cuadros que a ellos les convenían sacar del país, como si fueran originales, y le hacían un envejecimiento, del cual justamente de todo esto se encargaba el Fondo de Bienes Culturales de La Habana, y estos pintores a veces su tesis de grado consistía justamente en estas etapas culturales y de las obras de arte, que no era más que se hacían dos o tres reproducciones, se sacaban por tres diferentes polos del mundo como si fueran auténticos, y realmente el auténtico a veces estaba en Cuba o ya había sido vendido, pero esos aparecían como segundo y terceros, generalmente esto se hace con personas que supuestamente se fabrican como que son lo máximo dentro de las artes plásticas y conocedores y que mantienen un vínculo y una relación con los pintores actuales en Cuba y esto no es más que la fachada justamente para hacer todo este tipo de desastre que hacen. Y hay desgraciadamente por el mundo un montón de personas que cuentan entre sus colecciones con estafas realmente y no con los originales.

NINOSKA: ¿Cómo era la participación por parte de los diplomáticos en el caso de los que tú conoces?

NIEVES: En el caso de esto por ejemplo casi nunca eran los embajadores que están acreditados como embajadores, sino que eran diplomáticos que hacían funciones ya de vicecónsul, attaché… yo conozco el caso de un attaché militar que llevó a Perú obras de arte; ese individuo más ajeno a lo que era el arte no podía estar, sin embargo él sacó de Cuba varias obras de arte como diplomático cubano, porque era un attaché militar representando a Cuba en Perú; y los conozco de París, en España; en París eso es increíble, todo lo que es para allá, en Suecia, Finlandia, ahí se ha sacado mucho y realmente son copias, copias de pintores con mucha calidad, pintores que si pudieran desarrollar su línea expresiva serían posiblemente tan buenos como los originales, pero realmente es una copia.

NINOSKA: Pues gracias a ti por esa información. Ahí ustedes escucharon, son frentes del gobierno cubano. Hice esa salvedad con Nieves porque lo conoce desde el punto de vista como artista, ese artista que como bien señala ella se quería desarrollar a través de su propio estilo y no podía porque era necesario para crear esas falsedades, y a la misma vez de cómo funciona todo el manejo de las embajadas.

NINOSKA: (…) Ahora tengo en línea a Carlos M. Luis que se siente aludido por los comentarios de Margarita Ruiz. ¿Estás en línea Carlos?

CARLOS M. LUIS: Sí, estoy en línea, ¿puedo hablar?

NINOSKA: Sí, cómo no, ya estás en el aire.

CARLOS: Bueno, mira, en primer lugar yo no quiero entrar en ningún tipo de polémica con Margarita Ruiz, porque yo entiendo perfectamente bien el grado de frustración que ella tiene por el problema con el Museo, y desde luego entiendo perfectamente bien que ella no pueda verme a mí ni en pintura; bueno, eso es lógico y humano.

NINOSKA: Bueno, pero ese grado de frustración honestamente lo sentimos todos cuando vimos lo que pasó en el Museo Cubano.

CARLOS: Pero yo no voy a entrar en discusiones ahora porque el tema no es el Museo Cubano, eso se podría discutir largo y tendido…

NINOSKA: Porque no es solo de Margarita…

CARLOS: Lo que sí hay alusiones directas a la honestidad de mi persona, y eso sí que yo no lo puedo de ninguna manera permitir. En primer lugar en cuanto a lo de Avilés Ramírez, a la colección de Avilés Ramírez, a la cual yo fui a buscar directamente a Francia, se hizo un inventario y se hizo en el Museo Cubano, jamás en ningún momento ninguna obra de ese señor salió del Museo Cubano para ser vendida ni por mí ni por nadie, eso es una mentira garrafal de esta buena señora. Eso número 1. Número 2, lo del Padre Gaztelu. Efectivamente, cuando yo tuve la galería Meeting Point, la galería Meeting Point que no era mía, era de unos venezolanos, quebró; y se le quedó debiendo dinero a un grupo de personas, entre ellas al Padre Gaztelu. Hay una carta de un abogado de la compañía, que en aquel momento tenía una compañía Meeting Point, diciéndole al Padre Gaztelu y a las demás personas que se le debía dinero, que se le debía tanto, del cual un porcentaje de ese tanto, dinero, se le iba a pagar. Eso fue todo. Ahí no hubo pérdida de obras…

NINOSKA: ¿Y no les pagaron?

CARLOS: Se les pagó parte. No toda. Pero yo no fui el dueño, yo era el director de esa galería. Es decir los dueños de la galería, que son venezolanos, pueden venir y pueden testificar, porque si es necesario que yo le ponga un juicio a la señora Margarita Ruiz pues se lo pongo. Pero es que no vale la pena, lo que sí vale la pena es que es increíble que en 9 minutos una persona pueda derramar tanto veneno, así como si fuera un chorro de cosas, sin parar, y sin realmente… con un odio que va más allá, es patológico, ya han pasado mil años de todo este asunto, y Margarita Ruiz sigue con la misma cantaleta que si la M que decía Lezama; ni Lezama ha dicho nada de la M, Lezama fue amigo mío y está toda la correspondencia de Lezama publicada sobre mí, conmigo, así que por favor, que abandone, que suelte ya que no es un perro bulldog, que abandone ya la cosa y que se dedique ella a hacer cosas un poco más constructivas. Comprendo y vuelvo a repetir, todo el asunto del Museo Cubano fue muy delicado, fue muy penoso, y realmente creo que hubo culpa de parte y parte, incluyendo mía. Yo puedo desde luego decir la parte mía, de mi culpa; yo estoy de acuerdo con eso; ahora, tampoco es así la cosa, tampoco se puede salir al aire y desbaratarle la honestidad a una persona porque se le tiene odio a esa persona; es que eso no es cierto; entonces imagínese usted, podría salir yo al aire a decir cualquier cosa que se me ocurriera sobre Margarita Ruiz, cosa que no voy a hacer.

NINOSKA: Eso es lo que acabas de hacer, Carlos, tú has respondido, yo entiendo que te sentiste aludido, pero tú has hecho lo mismo. Ella dijo y tú has dicho.

CARLOS: ¿Yo he dicho algo malo sobre Margarita Ruiz?

NINOSKA: Tú has dicho tu opinión como dio ella la suya; de perro bulldog y todo…

CARLOS: ¡Es que es un perro bulldog porque no suelta…!

NOTA: Transcrito y editado por E.I. para los lectores de este sitio

-FOTO: Ninoska Pérez Castellón: semanariolibre

Share