Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

JFK, Oswald y Castro: fin de una obsesión

Enviado por en noviembre 24, 2012 – 0:01 am

Arnaldo M. Fernandez

A casi medio siglo del asesinato del presidente John F. Kennedy, las teorías conspirativas en torno a Fidel Castro recibieron la primavera pasada el tiro de gracia con la salida de Castro’s Secrets: The CIA and Cuba’s Intelligence Machine (Palgrave Macmillan, 2012), del ex analista de la CIA Dr. Brian Latell. Este non fiction book se trompeteó (mayo 31, 2012) en el Auditorio Lehrman (Heritage Foundation) con que Latell había sacado «nuevas conclusiones sobre qué sabía realmente Fidel Castro acerca del magnicida Lee Harvey Oswald». Castro no sabía absolutamente nada, pero Latell manipuló informes y testimonios para que su claque largara comentarios tan ejemplares como:

  • Un libro indispensable para quien se interese en cómo murió JFK [y] cómo Fidel Castro mintió al comité investigador (George Robert Blakey, ex Consejero Jefe y Director de Personal del Comité Selecto de la Cámara [de Representantes de EE. UU.] sobre Asesinatos: HSCA, por sus siglas en inglés)
  • Nunca me tragué las negativas de Fidel Castro sobre conocimiento previo del asesinato de Kennedy. Brian Latell ha prestado un servicio a la nación al escribir un libro que desnuda la doblez del gobierno cubano (ex senador Robert Morgan, miembro del Comité Church)
  • El libro de Latell, realzado por la rica experiencia del autor, con precisa comprensión de las personas involucradas y magistral conducción de la historia, es una importante contribución (Georgie Anne Geyer, biógrafa de Castro y columnista sindicada)
  • En este importante, original y sugestivo texto, [Latell] presenta una tesis más sofisticada: en La Habana, Castro sabía ya del asesinato inminente y no hizo nada por prevenirlo ni por avisar a la víctima (Jorge Castañeda, ex canciller mexicano)

Y así por el estilo. Latell funge como investigador asociado del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos (ICCAS) de la Universidad de Miami (UM) y la fanfarria de su libro sonó también por entre una serie de artículos del propio autor en los heraldos anglo e hispano de Miami. Sólo The Miami Herald dio espacio al punto de vista opuesto a la «conspiración del silencio» urdida por Latell: que Castro supo con anticipación que Oswald iba a matar a JFK y optó por guardar el secreto.

Lejos de aportar pruebas, siquiera circunstanciales, para sostener su acusación, Latell allanó el camino para librar definitivamente a Castro de toda sospecha y confirmó una vez más que arremeter a tontas y locas contra Castro conduce al fracaso.

Share