Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Cuba, US-Mundo

JFK, Oswald y Castro: AMMUG-1

Enviado por en noviembre 29, 2012 – 0:05 am

Arnaldo M. Fernandez

Para refutar la lógica del HSCA, Latell recurrió a desertores de la Dirección General de Inteligencia (DGI) castrista. El primero, Vladimir Rodríguez-Lahera, habría «dicho a la CIA que Castro mintió al negar públicamente todo conocimiento previo de Oswald». La leyenda reza que Rodríguez-Lahera desertó en Canadá alrededor del 24 de abril de 1964 y se volvió AMMUG-1 para la CIA. Su testimonio (JFK Exhibit F-250) incluye «que la única mentira posible conocida por la fuente es que Fidel Castro negara específicamente en un programa de televisión [noviembre 23, 1963], que Cuba tuviera algún conocimiento sobre Oswald».

Al efecto de convertir esta «mentira posible» en prueba, Latell se traga que, según AMMUG-1, hasta los asuntos más rutinarios del complejo diplomático de Cuba en Ciudad México se informaban directamente a Castro. Ningún jefe de gobierno tiene tiempo para ser informado sobre solicitudes de visas y solicitantes antipáticos.

Para el 8 de mayo de 1964, el oficial de la CIA encargado de AMMUG-1 admitía en memorando: «La fuente alega no tener información significativa sobre el asesinato del presidente Kennedy ni sobre las actividades de Oswald». Sin embargo, Latell insistió en su libro en que AMMUG-1 había informado que Oswald «estuvo en contacto» con la DGI «antes, durante y después» de visitar el consulado cubano en Ciudad México.

Tal y como el resto del mundo —incluso la CIA y Dios— AMMUG-1 no expresó siquiera tenue conjetura sobre «después». Respecto a «durante» dijo que el alto oficial de inteligencia Manuel Vega «mencionó que Oswald había ido al consulado cubano dos o tres veces con relación a una visa».

Nada más recordaba AMMUG-1 sobre contactos de Oswald con la DGI, pero declaró «sentirse seguro de que tuvo que haberlos, porque Vega aseveró que Oswald había estado varias veces y [ese era] el procedimiento habitual [para] agilizar el visado» a los agentes de la DGI: si el solicitante no pronuncia las «frases indicadas», los oficiales de la DGI «le dicen que regrese en unos días».

Este castillo de naipes se viene abajo no sólo porque Oswald regresó dos veces al consulado el mismo día, sino también porque AMMUG-1 se siente seguro de que hubo contacto «durante» bajo la premisa de que Oswald era ya agente de la DGI. Así, tendría que haber contacto de «antes» y aquí AMMUG-1 se muestra completamente insensato:

«Yo pienso que [la funcionaria cubana] Luisa Calderón pudo haber tenido contacto con Oswald, porque alrededor del 17 de marzo 1964, poco antes de mi viaje a México, me enteré de que se había enredado con un americano en México (…) La DGI había interceptado una carta que le había escrito un americano, quien firmó como Ower (fonética) o algo similar (…) Pudo haber sido Howard o algo diferente (…) A ella la siguieron y la vieron en compañía de un americano. No sé si este pudo haber sido Oswald».

-Ilustración © Miami Daily Business Review

Share