Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

Florida: pase de lista y sociología barata

Enviado por en noviembre 9, 2012 – 14:00 pm

Gustavo Silva

Antes de terminar el conteo de votos en la Florida, hazmerreír americano por dar continuidad a su tradición de enredo sin relevancia alguna para decidir nada significativo, la «firma encuestadora demócrata» (sic) Bendixen & Amandi International se apeó con que la bandería republicana de votantes cubano-americanos había bajado al 52%. Ni qué decir de la reacción de «analistas políticos» [republicanos] sin encuesta alguna. Así tenemos otro capítulo de sociología de bajo consumo en la telenovela electoral cubano-americana, que se estrenó con la premura de «encuestas a boca de urna» en vez de meterse en la boca del león estadístico para cruzar tres bases de datos (electoral, censal y migratoria) y dar resultado exacto.

La moda de la ciencia social prevalece sobre la ciencia exacta del cómputo estadístico, porque los “modarcas” —entre los cuales se incluyen los medios repicantes del último grito de la moda— gozan con el alboroto de banderías y galerías sin importarles mucho que, a boca de urna, la gente suelta la lengua como le viene en gana. Un vociferante del Versailles puede seguir dándoselas de anticastrista diciendo que votó por Romney luego de haber ejercido el voto de acuerdo con el eslogan que circulaba por La Pequeña Habana y Hialeah: Obama, Medicare y jama, esto es: el eufemismo cubiche para food stamps. Obama no aprobó este mensaje.

Quizás el trastorno más agudo de la mitología electoral floridana tuvo lugar en el condado que engloba al enclave cubano. Al pasar por la página de la Secretaría de Estado Florida Election Watch se nota que Miami-Dade tenía más o menos 1,313,850 electores registrados y 429,861 (33%) se abstuvieron de acudir a las urnas. De los 883,989 (67%) que fueron a los 799 precintos, 539,624 votaron por Obama (61.6%) y 331,883 por Romney (37.9%). Así que el Partido Republicano (GOP) perdió incluso frente al partido abstencionista.

Para dar con la clave cubano-americana en Miami-Dade habría que partir de 712,567 electores registrados como hispanos, de ellos 273, 454 republicanos declarados, que aventajan a los 218,399 declarados demócratas y a los 210,075 sin filiación partidista explícita.

El GOP andaba por 379,305 electores inscritos y así tenemos que 72% de esta bandería son latinos. Los electores registrados del Partido Demócrata rondaban los 576,487 y los latinos serían tan solo 38%. Sin filiación partidista constan 344,577 registrados con mayor proporción de latinos: 61%. Sólo habría que abrirse paso por entre los cruces de estadísticas del censo y la inmigración para identificar a los votantes cubano-americanos, pero ni la ciencia social «demócrata» ni la ciencia social «republicana» atinan a hacerlo. Y al parecer no hay ciencia social sin filiación partidista.

-Foto: Acto de reafirmación patriótica anticastrista en Orange Bowl (1994) © Cuban Heritage

Share