Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

Cuestiones enviadas a El Abogado sobre el Caso del Coronel Marino

Enviado por en noviembre 1, 2012 – 9:48 am

El pasado sábado 27 de octubre (2012) el periódico de Miami El Nuevo Herald publicó un artículo de Juan O. Tamayo titulado “Afirman que represor cubano vive en el sur de la Florida”. Hoy jueves 1 de noviembre el propio Juan O. Tamayo, ahora en coautoría con Juan Carlos Chávez, publicó en el mismo periódico un segundo artículo sobre este tema titulado “Ex represor cubano mantiene bajo perfil en Miami”.

El primer trabajo era cauteloso en su impresión titular y se limitaba a presuponer cosas con las que ENH no se comprometía resueltamente. De ahí que en el título del artículo se usara la evasiva cláusula de “Afirman…”. En el segundo material ya se dan por sentadas dos cosas:

1-El ex represor fue efectivamente un represor; por lo que quienes lo “afirmaban” lo habrían hecho con veracidad.

2-El ex represor vive en Miami. (En la lógica del título la especificación de que esa vida la lleva con un “bajo perfil” induce cierta aceptación de culpabilidad, pues de lo contrario el ex represor estaría viviendo con extroversión o “perfil alto”).

-PRIMERA PREGUNTA: Sr. Abogado, hasta aquí solamente hablamos de una denuncia pública, en la prensa, que puede traer como consecuencia que la vida del ex represor integre ahora la experiencia del rechazo de las personas que fueron sus víctimas y otras solidarias con estas. Eso sería una cuestión de “ambiente”, de publicidad, de modo de convivencia. Pero además de esto, y juzgando por la información publicada, ¿existen elementos sólidos como para llevar el caso a cortes?

-SEGUNDA PREGUNTA: En caso de que se llevara cortes: ¿Qué se podría solicitar o dar en grado máximo y qué en grado mínimo?

-TERCERA PREGUNTA: En caso de que no se llevara a cortes y todo se quedara en una cuestión mediática y de rechazo moral de la comunidad: ¿hasta dónde podría llegar este “repudio”? ¿Tolera la ley norteamericana, por ejemplo, muestras públicas de rechazo al ex represor en su vecindario?

-CUARTA PREGUNTA: En los artículos referidos se menciona un antecedente trunco, el del Sr. Mederos, quien murió durante el caso que se le seguía: ¿Hasta dónde llegó ese proceso? ¿Qué pena se le estaba pidiendo? ¿Qué abogados llevaban el caso contra Mederos y quién demandaba?

-QUINTA PREGUNTA: En cuanto a las denuncias hechas desde la isla, por ejemplo por el Sr. Guillermo Fariñas, ¿serían válidas ante cortes como pruebas acusatorias? ¿está Fariñas reclamando en calidad de “víctima” de Marino, o “informando” como periodista? ¿Podrían pedir los abogados que Fariñas viaje a Miami para testificar contra el ex represor?

-SEXTA PREGUNTA: Si este tema periodístico y moral se convirtiera finalmente en un caso penal con resultados, ¿podría marcar un precedente de cara a las disposiciones migratorias cubanas publicadas recientemente? ¿Podría instituirse, por ejemplo, un mecanismo especial que reconsiderara en Miami las visas otorgadas en la Oficina de Intereses de EEUU en La Habana y que “(re) ajustara la Ley de Ajuste Cubano”, como dice el Rep. David Rivera?

-NOTA: En el primer artículo los periodistas Tamayo y Chávez hablan de Marino Rivera; en el segundo de Crescencio Marino Rivero. Algunos aseguran que en Cuba era identificado como “Coronel Marino”.

Foto © Voces tras las rejas

Share