Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

Election Day: sin novedad en el frente

Enviado por en noviembre 6, 2012 – 12:18 pm

Gustavo Silva

A pesar de las encuestas y debates, altibajos y noticias, la clave aritmética de esta y toda elección presidencial —el colegio electoral— prosigue invariable desde que arrancaron las campañas. El mapa electoral favoreció siempre a Obama, por muy reñida que se tornara la contienda tras el primer debate. La inversión de miles de millones en agitprop no ha surtido efecto significativo de inflexión. El punto de partida es que Obama ganó las elecciones pasadas con tanto margen en algunos estados que ahora puede darse el lujo de arrostrar allí mismo bajones del 5% al 8% y aún así ganar. Hay malas noticias para la bandería cubano-americana del Partido Republicano en la Florida: su voto no es decisivo. Obama puede darse igual lujo de perder en Florida y llevarse la victoria si gana también en Pensilvania, Wisconsin y Michigan, que votan por el Partido Demócrata por lo menos desde Clinton y en las pasadas elecciones dieron ventaja a Obama de 10, 14 y 16 puntos, respectivamente.

Desde luego que nadie sabe nada hasta que se cuenten los votos y estados que se han pasado una generación votando azul pueden correrse hacia el rojo, pero tal desenlace no parece atisbarse en elección calificada de cerrada por casi toda la mediocracia. Para impedir la reelección de Obama tendría que pasar algo que lo borre de pronto, pero no es el caso: ni el desempleo ni la deuda pública ni Bengasi ni la alharaca conservadora han tenido empuje suficiente para romper la inercia electoral: Obama tiene 247 votos electorales seguros y Romney, 206.

El juego se decidiría en siete estados que suman 85 votos: Florida (29), Ohio (18), Virginia (13), Colorado (9), Iowa (6), Nevada (6) y New Hampshire (4). Por simple aritmética, Obama puede regalarle Florida a Romney. Para llevarse el triunfo necesitaría 23 votos electorales y Romney, 35. Pero si el estado actual de las encuestas autoriza para dar Florida a Romney, Nevada y Iowa tendrían que darse con igual lógica a Obama. Para el juego cerrado a cuatro estados, Obama tendría entonces que buscar tan sólo 11 votos y Romney, todavía 35.

Vamos a suponer que Romney consiga ganar también en Colorado: los mismos indicios para sostener esta hipótesis darían la victoria a Obama en New Hampshire, Ohio y Virginia. El presidente demócrata ganaría entonces el juego cerrado 294 a 244, sin importar que Romney lo aventaje acaso hasta por 2 puntos —a lo sumo— en el voto popular.

-Ilustración: John Lewis Krimmel, Election Day in Philadelphia (1815) © Constitution Daily

Share