Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Cuba

CARDENAL ORTEGA: Antes de la respuesta de Raúl Castro hacia abril de 2010 “La Iglesia en Cuba nunca había sido reconocida como un interlocutor válido”

Enviado por en noviembre 25, 2012 – 10:48 am

Cardenal Jaime Ortega

“El gesto más significativo y trascendente con respecto a la Iglesia en estos cinco últimos años fue la respuesta verbal positiva del presidente Raúl Castro a mi carta de abril de 2010, en la que me anunciaba poner fin a ataques contra las esposas y familiares de los presos, de lo cual protestaba yo en dicha carta, y manifestó al mismo tiempo su deseo de conocer, por la mediación de la Iglesia, las demandas de esos familiares. Fue un gesto inédito e inesperado, que nos sorprendió a todos. No era la primera vez que los obispos cubanos acudíamos a las autoridades para interceder por los presos, en nombre de ellos mismos o de sus familiares, lo cual es propio de la misión misericordiosa de la Iglesia, pero casi nunca habíamos tenido respuesta. La Iglesia en Cuba nunca había sido reconocida como un interlocutor válido.”

“En medio de la profunda crisis económica que afecta al mundo, Cuba vive su propia crisis. Sin poder escapar de aquella, vivimos también una crisis espiritual o existencial. El “sueño cubano”, que parecía comenzar a realizarse en enero de 1959, amasado con las intuiciones sencillas y los anhelos justos de los pobres de esta tierra, no ha sido alcanzado, al menos no como se esperaba. Es cierto que ha habido logros sociales importantes, pero también dolor, carencias y enfrentamientos, demasiadas limitaciones a la libertad y frustración. Por años la Iglesia, de forma pública o privada, ha instado a las autoridades a poner en práctica cambios necesarios para mejorar la vida de los cubanos y para que el país pueda alcanzar su verdadero potencial. Por eso la Iglesia alienta ahora esos cambios que tímidamente tienen lugar en Cuba y espera que nuevos cambios se introduzcan por el bien del país y de sus ciudadanos.”

“La sed de Dios que descubrimos en nuestro pueblo, unida a las dificultades presentes, puede ser ocasión para una renovación nacional en el orden espiritual. Ese es nuestro campo. La Iglesia, apoyada en el Evangelio, debe sentir como misión propia estar presente y acompañar a nuestro pueblo en este nuevo capítulo de la historia cubana en que continúa la desoladora emigración sobre todo de jóvenes, en que la cultura global se hace ya presente en el consumo, en los gustos, en las modas, con una verdadera desarticulación y desmontaje de lo que quedaba de la cultura tradicional cristiana. Y no podemos mirar ese mundo nuestro como analistas económicos, sociales o políticos, sino desde la fe. Sólo anclados en la fe podemos evitar la frustración y el desaliento y lo que es más importante, hacer posible que el camino misterioso de la gracia de Dios haga que los que entran en contacto con nosotros, pastores y guías de nuestros hermanos y con el laicado católico, aprendan a mirar nuestra realidad eclesial desde la atalaya de la fe y recobren esperanza.”

-FOTOS: Disertación del Cardenal Jaime Ortega en “XI. Internationales Seminar des Dialogprogramms mit Kuba” en la Universidad Católica de Eischtätt, Alemania (Jueves 22.11.12): Lenier González

Share